Home

Esto se acaba

23 enero, 2013

En la vida hay momentos para todo, para escribir un blog, para aprender y disfrutar de labores olvidadas, para dejar una rutina de trabajo, para tener todo el tiempo habido y por haber y sobre todo para decidir.

Tras meses complicados que han finalizado en un vacío laboral por ocupar, he decidido embarcarme en algo que me gusta, me inspira, me hace disfrutar de este momento de mi vida, de mis niños, de mi familia. No es la primera vez que emprendo y sé que ni los horarios ni el trabajo son suficientes para que un proyecto funcione, pero sé que sin probarlo no me quedaré tranquila. Y también sé que vale la pena.

Seguramente los que me seguís habreis echado en falta entradas dedicadas a la costura, un tema que el pasado año era reiterativo. Pues bien, no lo dejé de lado, no, no. Le he dedicado más horas que nunca. He cosido y recosido vestidos y ropa para mis niños, elaborando modelos que aunque ponibles, funcionan como prototipos de costura que por fin ven la luz.

Y no sólo me dediqué a coser. Paralelo a esto me formé en patronaje infantil, conseguí saber de las herramientas y dibujar en autocad sobre fondo negro (algo que no entendía en absoluto), me moví por el corel como pez en el agua, y utilicé como nunca el photoscape.

Y lo siguiente… Tareas como diseñar una web, activar un ecommerce, fotografiar los productos, concretar tarifas de envío, decidir el packaging que reciban los clientes… Todo esto se descubrirá en unos días.

Será el 1 de febrero a las 00:00 horas cuando mi tienda online esté activa.

¿Y qué cóncholis es lo que vendo? Buena pregunta: PATRONES DE COSTURA PERSONALIZADOS.

¿Y cómo se llama la susodicha web? WWW.MAMACOSESOLA.COM Ahora me direis: Mamá qué?

vestido volantes det 1

Como yo y muchas de nosotras hemos iniciado la costura con la lectura del manual de una máquina de coser y muchas, muchas, muchísimas horas en internet, buceando entre blogs, videos y tutoriales de profesionales y amigos. Y aunque nos seguimos comprando revistas y patrones físicos y online YO eché en falta algo. Que después de todo el trabajo de costura, la satisfacción de que la prenda quedase perfecta fuese GRANDE. Y sintiéndolo mucho, no. No me pasó hasta que las medidas eras las de mis niños.

Por eso, si entras en mi web a partir del 1 de febrero y decides que uno de mis modelos te gusta, tienes dos opciones:

PRIMERA. Adquirir una talla concreta según edad y estatura ó

SEGUNDA. Cargar en tu carrito de la compra un patrón PERSONALIZADO… para lo que necesitarás cubrir un formulario online con 4, sí CUATRO, medidas básicas que me enviarás. Y yo te mando un patrón de la prenda con las medidas de tu niñ@ + instrucciones de costura con una pormenorizada descripción textual y gráfica (todo ello dentro de una carpeta chula, chula, chula).

Y como el día no deja de tener más de 24 horas, tengo que dejar cosas atrás, cosas como este blog que tantas satisfacciones me dió. A SAIA DE CAROLINA se mantendrá a la vista el tiempo que pueda o el que me deje wordpress. Y seguiré publicando en el blog de Mamacosesola, con el que os seguiré y en el que deseo que me visiteis.

collage mamacosesola ok

Hasta pronto.

Anuncios

Batas tuneadas

18 septiembre, 2012

Dos tareas (a parte de todo lo que gira entorno a un puesto laboral) me tienen liada desde principios de septiembre: una aventura empresarial DIY muy interesante, que pronto conocereis, y la vuelta al cole. Soy madre de una niña de año y medio que desde prácticamente sus primeros meses visita una guardería a diario, y de un niño de 3 años que se encuentra en un momento fundamental: el paso al “cole de mayores”.

He hecho de todo, por mi y encargado. He diseñado etiquetas con nombre para identificar las prendas de ropa y pegatinas con dibujos para localizar su material escolar. He bordado nombres y confeccionado bolsas de la merienda a juego con la bata para el mayor (incluyendo la obligatoriedad del color verde que me hizo buscar y buscar telas con las que no pareciese un disfraz de mantel de cocina). Y con la más pequeña, no por ello menos laborioso, he tuneado batas compradas en mi centro comercial preferido: el mercadillo.

He comprado dos, para tener una muda siempre disponible, y he variado con dos modelos: un babie con gomas en puños y cuello, manga ranglán y ninguna abertura, azul; y una bata con cuello y gomas en los puños, abotonada por delante (con ayuda de la profe, por supuesto). He rebuscado restos de telas con motivos coordinados y entre los restos de lazos, puntillas y entredoses he encontrado los que le irían  mejor a combinar. A la hora de colocar el nombre he prescindido del bordado y buscando la originalidad he confeccionado unas pegatinas adhesivas en fieltro ¿Como?

Materiales:

  • Cinta adhesiva doble cara para subir bajos de faldas, pantalones…
  • Fieltro del color que más destaque
  • Papel
  • Lápiz

Proceso:

  • Recortamos el largo de la cinta adhesiva según el espacio disponible para el nombre
  • Con la plancha muy caliente y sin agua pegamos el trozo de cinta adhesiva sobre el fieltro
  • Una vez adherido recortamos lo sobrante del fieltro
  • En una hoja de papel dibujamos el nombre con letras de contorno grueso, asegurándonos de que sea lo más legible posible
  • Damos la vuelta al papel y ponemos en contacto el nombre dibujado con el papel que protege la cara de la cinta adhesiva
  • Frotamos el reverso del papel con el lápiz, ya que poco vemos el dibujo del nombre, pero con la presión ejercida, el grafito del dibujo quedará impreso en el papel de la cinta adhesiva
  • Levantamos el papel y comprobamos la impresión del nombre (hay que calcar el nombre en negativo para que la cara del fieltro se lea en positivo)
  • Recortamos el fieltro adherido a la cinta adhesiva por el contorno impreso del nombre
  • Separamos el papel protector de la cara adhesiva (como si fuese una pegatina) y colocamos el nombre en fieltro sobre el lugar de la bata elegido
  • Pasamos la plancha muy caliente y sin agua, asegurando la colocación definitiva del nombre

Las posibilidades de este alternativa son muchas, desde decoración con formas y perfiles, hasta detalles en piezas textiles.

Espero que os guste. Probadlo y me contais.

 

 

 

Para mamás que miman

16 junio, 2012

Así tituló su Cose conmigo la autora del blog Erase una vez una mamá. Y como no, me apunté sin pensarlo. Desde el principio descubrí que estos “ejercicios” son una fuente de consejos y tomar nota de muchos detalles que nos pueden sacar de un problema o hacer una labor mucho más fácil.

Para este vestido de verano escogí unas telas ya compradas en el mercadillo: flores de algodón 100% super fresquitas, combinadas con batista fina azul turquesa. Y un zig-zag camel para decorar.

En mi caso, tras cortar los patrones enviados tuve que adaptarlos a la talla de Olivia. Aquí empezó todo: sisas enormes, escote demasiado ovalado con sobrante en pecho y espalda, en gereral un caos… Seguí el consejo de la autora e intenté guiarme por un vestido similar, pero creo que fue peor. El resultado, como veis dista del original y fue fruto de ir solucionando problemas que surgían tras cada probado. De ahí el escote en V, la cinta decorativa bajo las sisas y el pliegue central.

Quiero agradecer a la mamá de esta iniciativa los consejos dados y los pasos explicados con mucho detenimiento y un montón de fotografías, siempre preocupándose de que llegaran a término nuestros proyectos en sus comentarios. Me quedo con un detalle aprendido: la unión de la pieza delantera con la trasera, un gran descubrimiento. Gracias.

Ahora sólo falta de venga el veranito de verdad y nos acompañe el tiempo, que ya me tarda…

 

Dos buenas noticias

10 junio, 2012

La semana pasada he recibido de dos blogs con intereses similares a los míos, dos premios que ilusionan y dan ánimos para seguir compartiendo nuestras labores.

Desde Trendedero, un espacio dedicado a las nuevas tendencias para los más pequeños, y que visito a menudo, ha decidido darme este permio. Me es de mucha ayuda presentando estilos e ideas de lo más original.

El otro premio viene de La pequeña aprendiz, cuya autora ha comenzado a desarrollar la costura desde hace poco, como yo. Y como yo, siente predilección por las labores para los más peques, centrado en su niña. Hemos conectado en mi primer Cose conmigo y seguimos coincidiendo. Gracias Sonia.

Preparada para la faena

6 junio, 2012

Pues sí, ya lo tengo… casi todo. Y este complemento me viene muy bien para transportar mis cositas entre que voy y vengo en mis ratos de costura. Como me dijo mi amiga Sonia: “ten cuidado con las tijeras, no te las vayas a clavar”, pero después de practicar, metidas en su bolsillo específico es difícil que pase.

Gracias al tutorial online, seguido en en blog de Sweet Sixteen todos los miércoles, he acabado mi super delantal de costura. Todo a mano y todo en su sitio. En la entrada de resultados podeis ver más creaciones, maravillosas y muy originales. Me he quedado con la boca abierta de las posibilidades que da un mandil. Así que visitaros las entradas y poneros manos a la obra que es super fácil!

Este es un ejemplo de cómo a partir de un modelo de revista yo voy a mi bola y sólo aprovecho la estructura. Lo que manda en mi caso es la tela, que me gustó y punto. A partir de ahí busco las puntillas, las cintas, los volantes o el zig-zag que destaque la tela o sus detalles, en este caso, esas preciosas rosas trazadas en blanco.

De la revista Espejito espejito escogí el modelo 11 del Especial bebé. Este número es en el que encontré los patrones más ajustados a las medidas reales, de hecho escogí la talla 12 meses para mi niña de 15. Se trata de un vestido de piqué blnaco labrado con braga, decorado con zig-zag rosa con lunar blanco. En mi caso se trata de una tela de hilo de fondo azul sobre el que se dibujan en trazos blancos unas rosas con hojas. Como detalle escogí una tira ancha bordada en hilo blanco y cinta de bies de canutillo también blanco.

Dibujados los patrones y cortada la tela, decir que prescindí de las piezas de la braguita, ya que tengo el patrón utilizado ya en anteriores modelos y es el que uso.

Lo primero que hago es trabajar con la tela, colocando la tira bordada en el centro de la pieza delantera de la falda. A continuación uno el delantero a las espaldas, así como las piezas de la falda entre sí.

La costura de la falda al cuerpo la realizo mediante una serie de pliegues en la parte central y laterales de la falda, para adaptarla a la medida de la cintura del cuerpo. Cada 3 cm utilizo 2cm para el pliegue, en series de 4 (8 pliegues en el centro, dejando libre la puntilla de hilo; y 4 pliegues en cada lateral). Sujetos con alfileres y a su vez al cuerpo, los coso.

Una vez unido el vestido coloco la tira al bies de canutillo blanco, justo en el cuerpo a partir de la unión con la falda. Un lado lo coseré a máquina y el otro extremo a mano mediante puntada invisible.

Ahora toca lo que para mí es lo más complicado en un vestido (y de lo que escapé siempre que pude), la colocación de las mangas, que tiene su ciencia, y si no que se lo digan a los vestidos que tengo guardados en una cajita para no sé quién. Con estas piezas hay que prestar más atención a las señales anotadas en el patrón, localizando la zona de fruncido y las letras que funcionan como coordenadas para ajustarlas a la sisa del vestido. En esta ocasión se añade un pequeño pliegue que hay que realizar en la boca de la manga, no sin antes medir el diámetro del brazo de la niña para que quede perfectamente ajustadito (sin estrangularlo claro). Ojo! tener en cuenta la vuelta del bies blanco que abulta y reduce el controno. El bies lo remataré hacia el interior con puntada escondida. Esta parte lleva tiempo y calma, por lo que aproveché una buena siesta de los peques para hacerla.

Una vez montadas las mangas me pongo con el cuello. En mi caso, tras una prueba, me doy cuenta de que le quedará muy cerrado, por lo que decido ampliarlo sobre la base de tela del cuerpo. Cosiendo las telas del cuello les añada una entretela fina para mantener su forma una vez acabado. Le doy la vuelta y lo coso al vestido sujeto mediante alfileres.

En cuanto al forro, solamente corto por patrón la falda y el cuerpo (sin mangas) y los uno siguiendo los pasos del vestido. A continuación realizo la costura conjunta entre forro y vestido por la zona del cuello y escote, enfrentando los derechos de ambas telas. Recorto la tela sobrante y hago unos pequeños piquetes para que la forma quede perfecta y no tire el tejido al dar la vuelta.

Continúo con la unión de vestido y forro en los laterales de la espalda, contando que las medidas del forro son menores que las del vestido, para que la unión se realice en el interior. En cuanto a la unión en las sisas la haré a mano mediante puntada escondida, asegurándome bien de que la costura de unión de la manga quede escondida en el remate del forro.

Por último realizo el arreglo de los bajos, colocando una cinta decorativa en el forro, similar a la del vestido, realizada con hilo y cosida haciendo un dobladillo del forro. Medir bien para que se vea exactamente a continuación del bajo del vestido. Ah! y se me olvidaba, realizar los ojales y colocar botones, en este caso mediante tres filas de dos.

Después de un buen planchado aquí teneis el resultado. Es un vestido con mucha tela, tanto en la falda como en el forro interior, por lo que lo he dejado un poco holgado para poder usarlo, si no en estos últimos días de primavera, en la llegada del próximo otoño.

Y es que aún me costó darme cuenta de que en vez de buscar y buscar por internet podía confeccionarla yo misma. La idea me la dio Marian en uno de sus maravillosos videos tutoriales de Cómo hacer una funda para la máquina de coser, uno de tantos ejemplos de su estupendo trabajo. En su blog encuentro publicaciones muy interesantes sobre cursos, actividades y consejos especialmente llamativos por su detalle y originalidad.Os animo a que lo visiteis, así como su tienda online, con artículos perfectos para costura, crochet y sobre todo patchwork. Ahora estoy apuntada a la confección online de un mandil de costura, siguiendo sus pasos todos los miércoles. Cuando lo finalice os lo presentaré, a ver qué tal…

Con mis telas de tapicería he confeccionado esta funda para cubrir mi máquina. Necesité por sus formas, el dibujo de patrón a medida para el lateral, con algún que otro despiste, como fue no tener en cuenta la rueda lateral (“quien no tiene cabeza, tiene pies”). Mi idea era colocarle una bolsillo a lo largo de todo el frente para el pedal y cables, pero con el peso deformaba la funda y decidí olvidarme de él.

Ahora me queda buscar algún video para ver cómo se realiza su engrasado y mantenimiento, porque desde que la compré ni me paré en eso.

A %d blogueros les gusta esto: