Home

Pana rosa

27 febrero, 2012

No suelo visitar los mercadillos, soy de las que “no encuentra nada”, pero no porque no exista variedad y precios interesantes, sino porque no sé comprar. Tengo amigas que se visten literalmente en los puestos ambulantes y van monísimas de la muerte. He llegado a pensar que es un don eso de elegir con la vista y tener un sexto sentido que te dice que te encajará como un guante.

Pues mi última visita la hice pensando en practicar con la nueva adquisión de labores: mi máquina de coser. Así que me dije que si las tijeras me fallan, no sufriré tanto si la tela tiene un coste asumible. Algo que no tiene nada que ver, porque los fallos que tuve los llevé muy mal, sea cual sea el precio del retal.

Decidí confeccionar dos vestidos para mi niña de un año. Me decanté por lo más tradicional: color rosa, y escogí una pana en dos versiones, pata de gallo minúscula y topos chocolate. El forro me lo escogió la chica del puesto, por cierto, encantadora. Mal sabía ella que no tenía ni idea de telas, ni de bies, ni de doble ancho, por lo que me vendió como si el encargo no fuese para mi.

Como siempre, todo lo hago con prisas. No es que tuviese una fecha fija pero es que soy muy impaciente y lo que más me apura es el resultado. Así que el primer vestido lo comencé un jueves (que como dice mi madre, las labores sólo salen si se comienzan en lunes o jueves), esto fue coincidencia porque no soy creyente, y lo finalicé el sábado de madrugada. Y como no me fue suficiente, el domingo en dos horas me animé con la capota, para que no se diga.

Sí lo sé, soy una matada. Por eso me agencié la famosa revista Espejito Espejito, con modelos y niños más que perfectos, consejo de Ángeles, que sabe del tema. Me encanta, pero los patrones son un lío, y aunque viene más que explicado para lo que únicamente necesitamos saber leer, las medidas de mi niña no coinciden con los patrones. Por eso, de la segunda tela sólo obtuve un vestido con media manga, y no por haber comprado menos tela, si no porque Olivia se lo pondrá para el año, si cabe. Esto me pasa por no probar in situ. Para el próximo lo tendré en cuenta.

Anuncios

No es que quiera ya echar a mi hija de la “habitación comodín” de casa, pero veo que el salón lo estoy invadiendo de una forma… que más que un espacio de descanso parece un taller.

Así que pensando en reunir a los dos hermanos llegado el verano, estoy ya diseñando ese espacio en el que hacer de todo: coser, planchar, escribir y ordenar papeles a ratos, hacer manualidades con los peques y sobre todo, distribuir el material de labores, desperdigado en bolsas de todo tipo.

Mi fuente de inspiración fue esta foto, sacada de la página Black Oveja que visito a menudo. Se trata de un espacio en la calle Sagasta, 7 en Madrid (en el que algún día entraré) donde realizan multitud de actividades, centradas en el arte del craft. La verdad es que entrar en su web engancha por lo atractivo de sus actividades y su cuidada imagen en todo lo que hacen. Sus materiales son de lo más variado, pero siempre con una gama de colores y formas que te enamoran. A la vez realizan cursos de todo tipo,  con una oferta mensual muy interesante.

A lo que iba. Pues buscando, buscando he encontrado esta mesa en Ikea que me va al pelo para colocar la máquina sin ocupar mucho espacio. Lo que me falta es verla in situ y comprobar las medidas pero sería esta la mejor opción para que entre en mi croquis de cabeza.

Frío de primavera

22 febrero, 2012

En un lugar como el mío, donde la lluvia es nuestra fiel compañera muchos meses al año y donde las temperaturas medias suelen ser las predominantes, este invierno está siendo una estación para recordar. Y aunque queda un mes para que entre la estación más esperada, está haciendo mucho frío por esta esquina del mapa.

Esto es lo que pensé cuando finalizando ya el mes terminé esta labor de ganchillo para mi hija. Si sigue así, la podrá disfrutar unas semanas antes de empezar a guardar ropa para el próximo año o “para siempre”.

Se trata de un gorrito y bufanda elaborados con las ya famosas “patitas”… punto más que practicado en nuestras clases de ganchillo del viernes por la noche. Yo, como soy así de matada, me entusiasmé, y aunque los deberes se reducían a copiar un gorro, me atreví con la bufanda. Entre los ejercicios esa semana se incluyó una flor, en la que Ana, la profe, nos propuso muchas variantes, presentes también en este conjunto.

Elegí el color blanco, que aparte de ir con todo, hace que destaque el adorno en colores rosas y verde pistacho. Este es un primer paso para la esperada primavera, mientras nos calentamos al sol.

 

Mi primer año

19 febrero, 2012

Este es el motivo, más que suficiente para que me embarcase en semejante trabajo. Meses atrás visité espacios en internet relacionados con las mesas de dulces, muy atractivas a la vista y que hacían presagiar un gustazo probarlas. De repente las veía por todas partes. Eran dulces introducidos desde Las Américas mediante los famosos cupcakes de sus series decorados con buttercream.

Estas mesas de dulces destacan por sus formas y colores pastel, su colocación exacta y cuidadosa, su mantelería y etiquetas con un diseño muy cuidado y exclusivo para esa fiesta tan especial. Galletas glaseadas, cupcakes de colores, bocadillos de formas, golosinas que acompañan y elementos como la vajilla, las pajitas, el alzatartas, los carteles, la mantelería… forman un todo estético. Y presidiendo, la maravillosa tarta decorada con fondant que deja a todos boquiabiertos.

Pues eso fue lo que me propuse para celebrar el primer año de Olivia. Y lo seguí paso a paso, con unas ganas y una ilusión como nunca, sólo esperando ver el resultado. Y aquí os lo presento, como recuerdo de mi primera incursión en esta repostería de película.

Resaca de amor

15 febrero, 2012

Hoy es un día muy especial. Mi niña cumple su primer año.

Una piensa en todo lo que hizo a cada hora del día hace un año, y lo piensa nada más oir la voz de su hermano despertándome. A esa hora, 07:00 de la mañana, yo ya sabía que aquello iba en serio, había que llamar a la matrona y a mis padres, para que se hiciesen cargo del peque.A las 08:00 ya los tenía a los dos vestidos y hace un año, yo y mi pareja nos preparábamos, contracción tras contracción para salir hacia el hospital.

Llegamos a la guardería con prisas, como siempre, y a los bártulos de todos los días se unía una tarta dedicada a mi niña, para las profes y los compañeros de clase. Eran las 08:45 y una fuerte tormenta nos daba la bienvenida al hospital, todos más preocupados del trueno que había caído en la calle trasera que de mi bebé, que no hacía otra cosa que avisar. A esa misma hora, esta mañana estaba en el centro de salud quitando sangre porque mi tiroides se vio resentida desde el parto y me obliga a una medicación y analítica constante desde aquella.

Tras llegar a la oficina y preparar un informe que urgía, me llama el técnico del frigorífico (lleva sin enfriar desde ayer), y salgo corriendo para casa a atenderlo, no sin antes asegurar que tardaba poco. En el coche miro el reloj, son las 10:05, hora de la partida de nacimiento de mi hija. Una horita, como me deseaban muchos, y así fue. Nació por parto natural y sin anestesia, pero fue tan rápido que ni tiempo me dio a arrepentirme de nada.

Te quiero Olivia. Mamá.

 

Feliz San Valentín

14 febrero, 2012

En el trabajo me rodean las promociones adornadas con corazones y es que, esta festividad es una de las citas comerciales estrella. Y aunque yo lleve años sin gastar un duro en mi pareja los 14 de febrero, estos días me lo pensé bastante, ya que puede funcionar como recordatorio. Desde que nacieron los niños, las compras por impulso van dirigidas a nuestros peques, y no puede ser, así que este año lo remedié y le sorprendí de verdad.

Aprovecho este espacio os paso unas fotos de mi nueva afición, cuyas creaciones publicaré a menudo. Para que veais lo que dan de sí las clases del viernes os dejo mi corazón de punto. En este caso conseguí este complemento ideal para mi nueva adquisición de rebajas: chaqueta de punto con festón en crochet.

Corazones dulces

12 febrero, 2012

Nosotros las llamamos nubes, pero nuestra amiga Fernanda, en su magnífico blog dedicado a eventos, ideas y fiestas, se refiere a ellas como bombones, y los que más le gustan son los de color blanco. Con estas golosinas nos ofrece un tutorial en su espacio que nos viene al pelo para la próxima fecha a celebrar: San Valentín.

Nubes y un molde en forma de corazón son los únicos materiales necesarios para confeccionar estas formas, que sólo de mirarlas ya te entran ganas de ir a comprar. Son una tentación!

Podeis sorprender a vuestros amores con este postre de dulces corazones para este 14 de febrero.

A %d blogueros les gusta esto: