Home

Trapillo por primera vez

11 diciembre, 2012

Ya le tenía ganas, así que la semana pasada me hice con varios rollos del famoso trapillo que tanto veo por los blogs DIY, con fotos de proyectos muy atractivos. De la multitud de colores y estampados que te puedes encontrar en las tiendas, es difícil elegir. Después de un buen rato opté por dos rollos, uno con tonos plata que me inspiraron para un girnalda de estrellas de navidad (para el aula de Héctor) y otro con dibujos azules sobre fondo blanco, discreto y con muchas posibilidades. Las opciones eran varias: alfombras, bolsos, tapetes…

IMG_3851 ok

Me decidí por hacer un cesto similar a un modelo anterior de lana, pero que con trapillo cambia 100%, se hace más grande y reforzado. Me va a venir de perlas para dejar la labor de ganchillo en curso. Con la pequeña cantidad que me sobró decidí forrar un tarro de cristal a conjunto, para colocar cualquier tipo de agujas e instrumental de costura.

IMG_3855 ok

IMG_3861 ok

El trapillo es perfecto para una labor vistosa y rápida que nos dará muchas sorpresas porque sus utilidades son muchísimas. Practicad y vereis.

Supermamás

17 marzo, 2012

Yo también lo pensaba… Pensaba que cuando los niños llegaban a la vida de una mujer la transformación que vivía no era suficiente motivo para que todo girase en torno a ellos. Pensaba que podrían seguir manteniendo interés por temas tan importantes como los acontecimientos de los que te rodean, la moda que se lleva, el grupo de música del momento o el qué pensarán los demás sobre mi.

Hasta que llegaron. Hace 3 años ya y parece toda una vida, porque el antes lo veo tan lejano que ya ni me acuerdo de detalles y anécdotas sin ellos. Todos tus gustos se orientan hacia el mundo infantil, desde la ropa, a la música, la comida, el ocio, los pequeños detalles, el reorganizar todo tu comportamiento y pensamiento para educar…

Por eso este espacio, que desde internet hace posible meter en un cajón todo tu tiempo libre que está dedicado a ellos. Quién me iba a decir que coser, ganchillar, cocinar, organizar fiestas de cumpleaños y aprender canciones nuevas iba a ser mi gran prioridad. Este mundo es fabuloso, por ellos, pero pasa, porque crecen y todo esto desaparece, así que carpe diem, que no estamos para perder el tiempo.

Os dejo con estas imágenes de una supermamá mariacalcetines, un nombre que su propia hija le inspiró para este espacio en el que muestra toda su originalidad con papeles, telas, lazos y colores. Mucha imaginación y mucho cariño para decorar esos pequeños y grandes momentos de felicidad.

No es que quiera ya echar a mi hija de la “habitación comodín” de casa, pero veo que el salón lo estoy invadiendo de una forma… que más que un espacio de descanso parece un taller.

Así que pensando en reunir a los dos hermanos llegado el verano, estoy ya diseñando ese espacio en el que hacer de todo: coser, planchar, escribir y ordenar papeles a ratos, hacer manualidades con los peques y sobre todo, distribuir el material de labores, desperdigado en bolsas de todo tipo.

Mi fuente de inspiración fue esta foto, sacada de la página Black Oveja que visito a menudo. Se trata de un espacio en la calle Sagasta, 7 en Madrid (en el que algún día entraré) donde realizan multitud de actividades, centradas en el arte del craft. La verdad es que entrar en su web engancha por lo atractivo de sus actividades y su cuidada imagen en todo lo que hacen. Sus materiales son de lo más variado, pero siempre con una gama de colores y formas que te enamoran. A la vez realizan cursos de todo tipo,  con una oferta mensual muy interesante.

A lo que iba. Pues buscando, buscando he encontrado esta mesa en Ikea que me va al pelo para colocar la máquina sin ocupar mucho espacio. Lo que me falta es verla in situ y comprobar las medidas pero sería esta la mejor opción para que entre en mi croquis de cabeza.

Me columpio

10 noviembre, 2011

Tenía que finalizar la decoración de la habitación principal y aunque lo más importante ya lo tenía, me quedaba encontrar aquellos pequeños detalles que hacen especial y agradable una estancia.

Visitando una tienda de decoración dedicada a terraza y jardín, casi paso por alto un detalle antes de irme: un columpio sujeto en un ricón. Me explicaron que había formado parte de un escaparate, junto con otro, y que había sufrido algunos rotos. El precio era buenísimo, y aunque en ese momento no sabía que iba a hacer con él dije: Esto para mí!.

Y le encontré sitio, vaya si no. Es más, lo refercé, y le puse ocupantes: dos conejos de tela de mi niña (se los devolveré con el tiempo). El resultado ha sido una aportacion de frescura, color y originalidad a una habitación blanca y minimalista en formas.

¿Que cómo lo sujeté?, pues volviendo a la misma tienda de decoración y haciéndome con dos pomos de cajón con forma de rosas blancas de cerámica. La instalación fue muy sencilla, y el resultado, lo podeis comprobar vosotros mismos…

A %d blogueros les gusta esto: