Home

Casitas de cartón

29 diciembre, 2011

Estos días sobran las ocupaciones, espectáculos navideños, visitas a la familia, conciertos, compras y… talleres infantiles. En las clases de arte y manualidades sobra qué hacer. Las fechas en las que estamos dan para mucho y a los más pequeños se les sorprende con muy poco.

Visitando mis blogs preferidos de handmade, he cogido prestada una labor sencilla, económica y muy resultona. Pensando en las últimas compras de mobiliario para casa, decidí aprovechar esos cartones tan bien perfilados y regulares para edificar casitas de cartón. Desde el bolg holamama, podeis encontrar múltiples funciones para estas figuras tan atractivas.

Mi primer roscón

23 diciembre, 2011

No me lo creo ni yo. La cocina siempre fue mi asignatura pendiente, y la repostería más. Es que daba igual tener la super máquina “Quelohacetodo”… algo sale siempre mal, y los postres… nada que ver con la imagen de la receta.

Esta vez me dije que saldría y salió, vaya si salió. Tardé un día de reloj (24 horas), ni más ni menos, en sacar un roscón del horno. Entre levado y levado dudaba de que los productos fueran los de la lista o de que los tiempos se correspondieran. Sin lugar a dudas escogí la receta más complicada, ya que probando el dulce con mis alumnas del taller, expertas donde las haya, llegué a la conclusión de que el camino pudo ser más fácil.

El próximo roscón lo haré con una receta más sencilla, que me permita empezar al mediodía y comérmelo de postre. Lo que me consuela es el resultado, después de sacar la foto de rigor me quedo satisfecha. Mi roscón de Navidad se come con los ojos!

Costura, crochet, amigurumi…

19 diciembre, 2011

Todo lo que veo lo quiero… y estas navidades mis regalos ya están más claros que nunca. Algunos los conoce mi familia, ya lo he comunicado: “quiero una máquina de coser”, pero no una cualquiera. Una con ventitantos diseños y no sé cuantos festones, para tejidos de cualquier grosor y que sea manejable para llevarla de un lado a otro. Y todo esto no sonaría raro si no fuera que en mi vida monté una canilla…

Pues ya tengo labores pensadas: las fundas para las camas gemelas de mis niños (tienen unas dimensiones especiales y no doy encontrado edredón), convertir pijamas de mi niña en bolsas para la merienda (por no desprenderme del tejido que es de lo más bonito y agradable al tacto), y por supuesto pensar ya en el disfraz del año que viene (que el pasado me dediqué a coserlo a mano y no os cuento como me quedó el dedo índice).

Esto por un lado, y por otro se me ha metido en la cabeza que lo de ganchillar no tiene que ser cosa de otro mundo, así que descargando algún manual en pdf japonés, y comprando un kit que lo trae todo para empezar (y en tu idioma), conseguiré hacer preciosidades como esta ballena de Gloria Chiang, o estos cactus tan chulos (los maceteros ya los tengo). Eso sí, no prometo resultados a corto plazo, se me acumula el chollo y el tiempo es el que es.

Entrando en la Navidad

13 diciembre, 2011

Empezando con los preparativos de estas fiestas, aunque la decoración supone un trabajo extra, los regalos no son una tarea menos importante. Este año, inmersa en blogs DIY, en el mercado Etsy y en todo lo que conlleva una elaboración artesanal, disfruto visitando creaciones que te las comprarías con los ojos cerrados.

En mi visita a un directorio fabuloso como es artesanio, descubro a Bio, una creativa de Valencia que con su marca LittleMars ofrece presentaciones para nuestros regalos de lo más elegante y sostenible.

Se trata de diseños sencillos con un aire retro y minimalista, sobre soportes craft que contrastan a la perfección con esos materiales de impresión en tonos pastel. Decididamente y entre otras muchas posibilidades, la personalización de los regalos se abre a un mundo lleno de posibilidades. Escoge la tuya en estas Navidades.

Quién se llevó mi diente?

3 diciembre, 2011

Últimamente mi prima Alicia presenta en su perfil de Facebook labores en fieltro de lo más originales. Coincidiendo con una visita, nos ha dejado una pareja de ratoncitos para mis niños, por supuesto, en rosa y azul…

El fieltro unido a la experiencia y creatividad puede dar de sí resultados tan ocurrentes como este. Cosidos a mano, con un relleno muy mullido se consiguen estos compañeros, que no sólo pueden ocupar los momentos de juego de los más peques. Alicia se acordó de dejarles un bolsillo a modo de bolsa del canguro en su barriguita para que mis niños, en su momento, dejen su diente caído, para que el ratoncito Pérez lo encuentre. Lo que sí tendré que discurrir es en la recompensa, que además de valiosa tiene que ocupar el lugar dejado por el dientecito.

A %d blogueros les gusta esto: