Home

Se mira pero no se come

20 enero, 2012

Nada más finalizar este taller infantil con mis pequeartistas, muchos se quedaron con ganas de incarle un diente a sus obras de plastilina: cupcakes. Algunos de ellos aguantaron la tentación mientras amasaban la pasta de colores. Lo más difícil para ellos es mantener las tonalidades puras y no mezclar las diferentes plastilinas. En algunos casos tuvimos que improvisar mezclas de sabores (limón y menta; nata y fresa, chocolate y naranja…).

El resultado es sorprendente, y lo más importante es que lo disfrutaron muchísimo con sus obras de repostería creativa. Habrá que organizar un taller con ingredientes comestibles, para que no se me vayan con hambre!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: